REPORTAJES PERIODÍSTICOS

GÁLVEZ...

Una tradición de guitarras en El Salvador 

Foto: Reportaje de El Diario de Hoy 23 de agosto de 1993

Los materiales que utilizan para la elaboración de los instrumentos de cuerda (guitarras, violines, charangos, contrabajos y otros) son de la mejor calidad. Maderas de cedro, caoba, funera, jacaranda, palo de rosa y otras muy finas y de larga duración sirvieron desde el principio para la elaboración de los instrumentos.

Incluso en una ocasión adquirió las antiguas maderas de la Iglesia del Rosario, de casi doscientos años de uso, las que trato debidamente y que le sirvieron para elaborar algunas de sus mejores guitarras.

Algunos de esos instrumentos han llegado a países como Venezuela, Argentina, Alemania, Centro América, España, Francia, Estados Unidos y Alaska.

En la década de los treinta, catalogada como “época florida” para el país en cuanto a música respecta, vinieron varios exponentes de renombre, quienes también se vieron influenciados por el “arte” de Gálvez.

Agustín Barrios Mangoré, un famoso guitarrista paraguayo que vino al país allá por 1939, se vio motivado a radicarse en El Salvador, entre otras cosas, por haber encontrado un asiento guitarrístico de mucha calidad.

Algunas personas que conocieron al sudamericano, como los hermanos Cortez Andrino – sus primeros discípulos – comentan que tras probar varias guitarras fabricadas en otros países, Mangoré prefirió una hecha especialmente por don Manuel, con la que interpreto muchos de sus conciertos.  

Por Rafael Cerna

El Diario de Hoy, 22 de agosto de 1993

--

 

Tradición Guitarrística de El Salvador

Calidad de exportación…

Las técnicas dejadas por Gálvez fueron una derivación de las líneas españolas de construcción, que mejoró con los años. Sus sistemas de ensambles y de almas internas para sus guitarras clásicas, por ejemplo, son un secreto que fue pasado a sus nietos únicamente. El resultado es un sonido firme y potente, pero de dulces pastosidad y vibración.

Así lo han testificado insignes maestros reconocidos mundialmente como el paraguayo Agustín Nitzuga Barios Mangoré que llegó a preferir una guitarra Gálvez para dar conciertos, al igual que sus discípulos mas distinguidos (entre ellos el Dr. Mario Cardona Lazo).

La Prensa Grafica,

Diciembre 7 de 1986.

 

 

Guitarras salvadoreñas suenan en Estados Unidos…

Las técnicas que logran dar al instrumento un excelente sonido, que es lo que determina la calidad del producto, son secretos que los fabricantes de guitarras guardan celosamente y “Guitarras Gálvez” no es la excepción.

El Diario de Hoy…

Lunes 13 de abril de 1992.

 


 

Seria interminable referirse a todos los aspectos de su multiforme y sencilla personalidad, pero si consideramos oportuno repetir ahora la anécdota muy conocida con el laureado violinista argentino Dalmau. Este era propietario de un legítimo Estradivario, que era lógicamente la niña de sus ojos y que tenía un defecto en el mango, ya que constantemente se le embrocaba. Lo había llevado a reparar a los mejores talleres del mundo, pero nadie había logrado superar el problema. Alguien le sugirió, después de un recital en San Salvador, que visitara a Gálvez y este, luego de analizar el problema, ofreció arreglarlo en poco tiempo. Como el maestro artesano infundía confianza, encomendándose a Dios, Dalmau se lo entregó para su reparación, pero a los pocos días, al visitar de nuevo el taller, el violinista casi se desmaya al encontrar su amada prenda totalmente desarmada. No durmió en varios días, por la preocupación, hasta que Gálvez se la entregó, impecable en su calidad de sonido, como antes, pero sin el defecto en el mango. Un trozo de esta pieza estaba arruinado y el arreglo solo se había podido lograr desarmándolo completamente, para sustituirlo, pues las reparaciones parciales y superficiales hechas anteriormente por otros expertos lógicamente solo atenuaban el problema, pero no lo eliminaban. Dalmau, en agradecimiento, ennobleció el modesto taller del artesano – apóstol tocando en su maravilloso instrumento varias composiciones musicales. Gálvez modestamente silenció el asunto, pero el solista argentino hizo público su reconocimiento y admiración en periódicos y revistas de varios países. 

Tomado del Libro “Semblanzas y Remembranzas del Dr. Alfredo Martínez Moreno”

Primera Edición

 

 

La historia de una casi centenaria fábrica de guitarras en El Salvador…

“Manuel Gálvez le fabricó una guitarra al gran concertista y compositor paraguayo Agustín Barrios Mangoré, cuando vivió en el Salvador, en 1950.”

“Los salvadoreños residentes en Estados Unidos o en otros países no regresan a sus nuevos hogares si no llevan consigo una y hasta dos guitarras Gálvez, por encargo”

El Diario de Hoy…

Viernes 27 de junio de 2003.  

 

 

Guitarras, un producto con buenas perspectivas de exportación… 

En 1984, por la enorme influencia que han tenido las guitarras Gálvez en el desarrollo de la cultura guitarrística en El Salvador, a Don Manuel Gálvez se le otorgó la Orden Nacional “José Matías Delgado”.

Tomado de la revista El Exportador de COEXPORT, febrero de 1992

 
--

 

     
"Condecoracion Jose Matias Delgado"